Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

Un precioso jardín junto al mar

Una casa con jardín en la playa es un sueño para muchos, pero mantener ese jardín puede convertirse en una pesadilla. La proximidad del mar afecta a las plantas, aunque contrarrestar sus efectos es fácil. Basta con seleccionar los árboles, arbustos y flores más resistentes y dispensarles los cuidados apropiados. Si los acompaña de materiales sintéticos, el diseño final puede resultar un verdadero espectáculo para la vista.

 

El principal problema de un jardín junto al mar es sin duda el salitre ambiental, que se deposita tanto en las plantas como en el suelo. Al romper las olas, el agua pulverizada transporta la sal ayudada por el viento y se posa en el primer obstáculo que se encuentra. Los días de fuertes vientos, junto a esta agua marina, viajan también pequeños granos de arena que actúan como metralla en las plantas. Por eso es conveniente, de vez en cuando, darles un manguerazo para quitar los restos de sal y arena de las hojas.

¿Qué tipo de terreno va a ser el más idóneo?

El terreno arenoso es la mejor elección, ya que el salitre no se acumula en la tierra. Si se opta por una superficie arcillosa, ha de tenerse en cuenta que, junto con la sal, en ella se formará una costra en el suelo que afectará, de forma muy negativa, a la vida de las plantas. Para el cultivo en tiestos o macetas, aunque se puede usar tierra de tipo arenosa, es más aconsejable utilizar un preparado para plantas que se comercializa en cualquier tienda especializada. Es ligero y asegura una buena penetración del agua.

¿Cómo elegir las plantas adecuadas?

Como norma general, es importante no comprar plantas delicadas. Para orientarse, lo mejor es fijarse en las que crecen en los jardines de los alrededores y en la propia naturaleza autóctona, eligiendo la que mejor se adapte al gusto de cada uno. Lo más seguro es que se trate de palmeras, tamarindos, bellasombras… En cualquier caso, entre los árboles y arbustos más adecuados para estar cerca del mar se encuentran el ciprés, la morera, la palmera, el pino o el palmito. Otras plantas muy resistentes son el aloe, la hortensia, todos los cactus, el geranio, el potus o la yuca, entre otros.

Quizás lo más complicado en estos casos, sea la elección del césped. Aunque muchos céspedes son sensibles a la sal y viven mal en primera línea de mar, algunas especies resisten mejor las condiciones adversas. Las más extendidas son las gramas, un césped rústico que consume menos agua y se siega poco, aunque amarillea con las temperaturas bajas del invierno.

El Césped artificial

Quizás la opción más práctica y estética sea el césped artificial.

La arquitectura de nuestra costa está más vinculada a las áreas de acantilado y fuertes desniveles, desde donde es posible apreciar el mar. Colmada de blancos luminosos, puede complementarse con propuestas de verdes intensos.

Open Garden dispone de de varias tonalidades de césped para conseguir que su jardín se asemeje lo mas posible a las tonalidades autóctonas de su zona. Es por ello que nuestros céspedes sean un referente en el diseño de espacios donde la sensación natural y aspecto visual son protagonistas.

Visto 1655 veces