Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

Del verde hierbajo al verde sintético: Opiniones variadas sobre el césped artificial

Cesped artificial: opiniones

Opiniones Césped ArtificialEl Ayuntamiento lleva instalados más de 1.600 metros cuadrados de césped artificial y va a poner más porque sale más barato mantenerlo.

 

 

 Luce tan brillante y bien cortadito que, como mínimo, el que pasa al lado lo mira. Otros incluso se agachan y lo acarician. Primero fueron diez metros cuadrados en la esquina de Saavedra Palmeiro con la avenida de Villanueva.

Aquello fue una prueba realizada en diciembre de 2007 que no debió de salir mal porque el Ayuntamiento ya lleva instalados 1.671 metros cuadrados de césped artificial, un material con el que el concejal de Medio Ambiente, Antonio Ávila, dice estar encantado, sobre todo por lo barato que sale.

«Sólo es preciso una sopladora y si hay papeles el propio operario que pasa con las pinzas los retira», resume el edil, que tiene en su despacho varias muestras más y la firme intención de seguir convirtiendo lugares de tierra y hierbajos en brillantes espacios donde luzca el verde sintético. «El césped natural en una ciudad como Badajoz -razona- es complicado porque necesita agua y mano de obra para que esté en buenas condiciones. No digo que haya que ponerlo en todos lados. Por ejemplo, en el parque que estamos haciendo en el Bioclimático no procede, pero para las rotondas y las medianas de carretera es lo mejor. Además, se fabrica con plástico ya usado y está bien reutilizar los materiales». De momento, el césped artificial ya se puede ver en uno de los parterres de la calle Virgen de Guadalupe, en la rotonda de Carolina Coronado frente a la estación de trenes, en una de las glorietas del Puente Real en su margen izquierda, frente al instituto San Fernando, en algunos tramos de San Atón o en los la mayoría de jardines de los Grupos de José Antonio, donde convive con otros parterres de césped -más bien hierba- tradicional.

Además, Ávila anuncia que en las próximas semanas se instalará este material sintético en la avenida Juan Sebastián Elcano y en el vial que conecta la antigua N-V con la rotonda de Las Grullas. La revista del sector NotiGras realiza una comparativa entre ambas opciones y donde una porción de césped cuesta mantenerla en buen estado 25.264 euros al año, el artificial sale por 6.457, ya que no requiere ni abono ni renovación ni nivelación ni descompactación, lo que supone 188.070 euros de ahorro cada diez años. Ávila matiza sin embargo que la inversión inicial hay que tenerla en cuenta, ya que el precio del metro cuadrado de césped oscila desde los 20 a los 40 euros sin instalar. El Ayuntamiento de Badajoz lleva ya gastados 176.013 euros, sin contar las instalaciones deportivas del Viejo Vivero. Según Antonio Ávila, «el césped se puede pisar. Yo prefiero que los niños jueguen encima de él a que los perros defequen como está ocurriendo en algunos lugares». Los vecinos opinan Otra cosa es lo que piensan los vecinos. En los Grupos de José Antonio contrasta el césped artificial colocado hace poco más de dos meses con el natural y a unas vecinas les gusta y a otras no, aunque su opinión viene derivada de otras causas.

A Mercedes García le gusta más el natural, «pero este nuevo que han puesto lo acepto, no me parece feo, el problema es que alguien ha quitado los rosales que teníamos ahí enfrente», declara. Por su parte, Amalia Santos dice que «me da igual, yo lo que quiero es que esté limpio y que pongan un cartel que diga que los perros no pueden hacer caca y que vuelvan a poner las flores, que no sé porque se las han llevado y donde antes había un rosal ahora parece un camino de tierra». No muy lejos pasa con sus perros la nieta de la vecina anterior, Fátima Domínguez. En su opinión, «el césped artificial a mí no me gusta, prefiero el natural y si lo han cambiado porque dicen que éste no requiere mantenimiento y no hay que cortarlo me parece muy mal porque yo creo que habría que crear empleo y ahora irán sobrando jardineros». Sin embargo, lo que desvela a otra vecina, Lourdes Valero, «es que desde que los niños han visto el césped nuevo se meten ahí a jugar al fútbol. Ahí lo que habría que poner son unos columpios y vallarlo para niños más pequeños, como han hecho en Los Alféreces», reclama.

Visto 661 veces