Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

Cómo mantener el césped en perfectas condiciones

Tanto en invierno como en verano el césped suele sufrir inconvenientes que producen raleos y capas, o manchas amarillentas en lugares donde queremos que esté en perfecto estado. Para lograrlo siempre bello, hay que mantenerlo en buena forma y eso se obtiene con un poco de esfuerzo de nuestra parte, para que cuando lleguen invitados no debamos explicar por qué nuestro jardín luce un césped tan deplorable. La mejor opción es decidirse e instalar el césped artificial: su cuidado es muy sencillo, queda perfecto, y a la larga resulta mucho más económico. Sin embargo, para aquellas personas que aun así deseen mantener su césped natural, hay algunos consejos aplicables para su mantenimiento.

 

El césped suele presentar aspectos desagradables en determinadas épocas, debido a diferentes motivos. Uno de ellos, es un hongo que suele atacar en épocas muy húmedas, provocando manchas amarillentas que pueden verse muy circunscriptas y de formas circulares. Esto suele solucionarse, aplicando un fungicida que puedes comprar en viveros o centros de jardinería. A veces, estas manchas, son informes y presentan aspectos negruzcos o grisáceos. Es importante comentar qué tipo de características tienen las mismas al momento de pedir el producto fitosanitario que vayas a usar. No puedes pedir un fungicida si las manchas que presenta tu césped, son provocadas por las heces y orines de cánidos, en cuyo caso el fungicida, poca ayuda te prestará. En tal sentido, es preferible que acostumbres a los animales a defecar en sitios predeterminados y preparados para ellos, como cajones hechos de arena en el terreno, para que los animales vayan y hagan sus necesidades allí.

 


Otro de los problemas que puede llegar a presentar tu césped, es el que le puedes provocar tú mismo. Esto se origina debido al intenso pisoteo por pate de las personas. En estos casos, te ofrecerán un césped para altas actividades o intenso pisoteo, que resistirá mejor el mal trato. Aun así, es recomendable, aparte de mantenerlo corto con una periodicidad aceptable, la fertilización.

 


Un césped siempre verde, se logra con esfuerzo y tesón. No se obtiene un césped en perfectas condiciones por azar, ya que puede suceder que logre presentar un buen aspecto por una época más o menos breve, pero al fin y al cabo, tendrá problemas y estos serán más difíciles de sortear si no has tenido la precaución de cuidarlo.

 

Visto 363 veces