Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

Cuidados del césped

Si aún no tienes instalado césped artificial, ahora ya es el momento de empezar a cuidar de él para que este verano este bonito. ¿Cómo empezar a mantenerlo?

  

Abonado
El césped está siempre en continuo crecimiento y regeneración. Las siegas y el pisoteo aumenta las exigencias nutritivas y hacen imprescindible un correcto abonado para conseguir un césped de elevada calidad. El nitrógeno es el elemento más importante para la nutrición equilibrada del césped, siendo imprescindible para conseguir de esté que este tupido y vigoroso. 

 
Hay dos tipos de abonados el de fondo y el de mantenimiento. El de fondo se realiza en el momento de la preparación del terreno y se incorpora con el resto de aportes de materia orgánica y correctores del suelo. Y el abonado de mantenimiento, se realiza una vez instalado el césped. En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de abonos para césped, aunque de los abonos de nueva generación los mejores son los de liberación lenta.

 


Recebado
La función principal del recebado es controlar el fieltro o thatch, que se forma por la falta de equilibrio entre el crecimiento del césped y la descomposición de los restos orgánicos que se generan durante su desarrollo.

 


Aireación y escarificado

La aireación y el escarificado son dos procesos vitales en las labores de mantenimiento de nuestro césped. De ellos dependerán su buena salud y aspectos. Con el tiempo la tierra se va compactando y van apareciendo los primeros síntomas de asfixia del césped. Esto se manifiesta por aclaramientos secos acompañados de un amarilleamiento irregular, que pueden ser la entrada a diversas enfermedades.

 
Para evitar esto hay que realizar las labores de aireación y escarificación.  

 
La aireación consiste en airear el suelo en profundidad, para permitir el desarrollo de las raíces y la penetración del agua y los nutrientes. El escarificado consiste en abrir superficialmente 2 o 3 mm el fieltro o thatch y liberar así la base de las plantas.

 



Resiembra
Cuando detectemos zonas deterioradas, con calvas, zonas secas se puede repoblar con algún césped específico, de repoblación, ya que son céspedes de rápido crecimiento. 

 
Primeramente antes de aportar estas semillas deberemos retirar la zona de hierba seca y removeremos un poco el suelo. A continuación pondremos las semillas y las taparemos con recebo y con un rodillo las compactaremos al suelo y por último realizaremos el riego.

 

Visto 295 veces