Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

El Césped en nuestros jardines

Se va aproximando el buen tiempo, y si no tenemos césped artificial instalado en nuestro jardín, tenemos que ir pensado en poner césped y debemos empezar a preparar el terreno. Vamos a explicar cómo elegir el tipo de césped en función del uso que se le vaya a dar, el clima de la zona y la situación del mismo.

 

Debemos tener en cuenta las siguientes condicionantes:

 

1. Tipo de terreno. Un terreno ligero y bien drenado, sin encharcamientos, libre de piedras y afloramientos rocosos. Hay que evitar los suelos contaminados con alto contenido en sales o carbonatos. Lo ideal sería conocer las características químicas básicas del suelo.

 

2. Exposición solar. El césped por lo general, necesita una buena exposición solar. Por tanto debemos estudiar el recorrido de las sombras en nuestro jardín.

 

3. Disponibilidad de agua a lo largo del año. Aunque cada vez más el uso eficiente del agua se impone en todas partes, todavía la sequía es un factor determinante cuando queremos implantar un césped.

 

4. Uso al que será sometido el césped. Aparte de lo anterior mencionado, este factor también es importante sobre todo para la elección del césped.

  

La preparación del terreno:

 

1. La elección del lugar. El primer paso es elegir la parte del jardín donde voy a implantar el césped. En principio, el lugar óptimo siempre es la zona del jardín más expuesta al sol, preferentemente la que da a la cara sur de la casa en los climas suaves. Si es una zona de en qué los veranos son muy secos y calurosos, se podría recomendar poner el césped en la vertiente norte.

 

2. Limpieza del terreno. Una vez elegido el lugar, se debe realizar una buena limpieza del terreno, es decir, quitaremos piedras, raíces, hierbas, etc. También es conveniente aplicar un herbicida total y no residual a base de Glifosato, para evitar la germinación de malas hierbas. Se aconseja que el terreno este húmedo antes de la aplicación.

 

3. Labrado. Después de una o dos semanas, deberemos labrar y remover el terreno entre 30 a 50cm. Y este será el momento de empezar a nivelar también el terreno.

 

4. Aportación de correctores. Dependiendo de la riqueza del terreno, será necesario aportar diferentes materiales correctores para mejorar su composición. Así que extenderemos una capa de substrato entre 10 y 25cm. Además para que el terreno este suelto y drene mejor, habrá que aportar una cantidad de arena de unos 2cm. de espesor.

 

5. Mezclado y volteado. A continuación, se pasará el motocultor por todo el terreno para que quede bien mezclado. Así el terreno quedará bien mullido, aireado y permeable.

 

6. Perfilado y nivelado. Y por último y antes de la siembra, se realizara el nivelado final del terreno.

 

Visto 299 veces