Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

Mantén los goteros siempre limpios

Es importante mantener el jardín con una cierta higiene y limpieza, pues se verá más radiante, bonito y lucirá mucho más –incluso debemos mirar este aspecto aunque tengamos instalado césped artificial-. Los sedimentos del agua, especialmente si contiene demasiada cal, pueden bastar para obstruir los finos emisores de los goteros de las líneas de riego que recorren tus macizos. Lo mismo que las larvas de algunos insectos, las lombrices, la propia tierra o el material empleado para acolchar. Revísalos, por ejemplo, cada quince días, para evitar y corregir posibles fallos de funcionamiento. Comprueba uno a uno que echan agua de manera fluida. Si alguno no va como debiera, levanta la tapa y límpialo. Cualquier error, en esta época del año, puede resultar fatal para tus flores.

 

Visto 425 veces