Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

¿Mascotas estresadas?

Al igual que nosotros, los perros y gatos sufren de tensiones y padecen ansiedad.

 Están preparadas para adaptarse a pequeñas situaciones de estrés pero, cuando se prolongan, aparecen cambios en su cuerpo y en su actitud.

  

¿Qué podemos hacer? Lo mejor es llevar nuestro animal de compañía a un médico veterinario especializado en comportamiento canino y felino cuando aparecen los cambios de conducta siguientes:

  

* Las mascotas tienen una rutina y, de repente, les cambian de entorno. Por ejemplo, un perro era callejero y pasa a un ambiente doméstico.

 

 * Los perros lo compartían casi todo con sus propietarios y, de un momento al otro, los trasladan a un jardín.

 

 * Los perros están atados a una cadena durante cierto tiempo o permanentemente.


 
* Los gatos viven en un ambiente hogareño con pocos estímulos y falta de juego interactivo.

 

 * Las mascotas tienen escaso o nulo contacto con animales de su misma especie o de otras especies.

 


Según el experto,  los signos que presentan (y a los que debemos prestar atención) son: ladrido excesivo, autolamido, conducta destructiva, excavado de pozos, orinar y/o defecar en lugares inadecuados, hiperactividad, lamido de objetos y succión de tejidos.

 

Para corregir estos trastornos hay que identificar la causa y tomar las medidas adecuadas para cada caso en particular. Algunas recomendaciones:

* Controlar el paseo del perro. Incorporar el uso del collar y la correa. Evitar que nuestro perro tome el control del paseo. ¿Cómo? Haciendo que entre en el estado emocional adecuado antes de salir y no una vez que ya tiene puesta la correa.

* Enriquecer el ambiente para el gato. Incorporar en la casa estantes, repisas y cajones donde nuestro felino pueda escalar y esconderse a su voluntad.

* Dar medicamentos si es necesario. Ayudan a mejorar el estado de ánimo y a corregir ciertos disturbios orgánicos que pueden ser la base de este tipo de trastornos.

* Recurrir al médico veterinario de confianza. Primero realizará una evaluación clínica para luego, en caso de ser necesario, hacer la derivación a un veterinario especializado en comportamiento.

 

Visto 294 veces