Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

Medita con un jardín zen

Medita con un jardín zen

cesped-artificial-zen

A continuación te presentamos los elementos que componen un jardín zen y el significado en la cultura japonesa.

La grava o arena rastrillada Representa el océano.

Las rocas Representan las islas de Japón. También representan “el corazón”, “el espíritu” o “la mente”.

La vegetación Además de anunciar las estaciones del año, representa “la vida” y “la eternidad”.

Busca una base sólida, como la madera, y define el tamaño de la misma. Utiliza arena de un solo color o de distintos tonos para rellenarla. Se recomienda no utilizar más de tres colores y de la misma gama de tonos para evocar tranquilidad. Para conseguir el equilibrio, utiliza piedras o rocas pulidas (no más de tres) y rastrilla la arena, creando círculos. Los minijardines zen sirven para que tú puedas jugar con ellos y relajarte mientras cambias, cada día o semana, la forma de la arena con el rastrillo.

La base de tu jardín zen deberá estar compuesta con la arena o grava indicada Consigue cascajo blanco, negro o rojo; piedra mármol blanca y grava.

Para que un jardín zen genere espíritu de equilibrio, coloca dos o tres piedras de distinta granulometría. Las piedras de mar y las rocas decorativas son una excelente opción.

Muchos jardines zen están compuestos solo por materiales no orgánicos, pero si lo que deseas es darle un poco de vida a ese ambiente relajante, busca cubresuelos (como la grama japonesa y la dichondra) y decora con un solo árbol, como un bonsái de laureles. El césped artificial, le aportará color y combina perfectamente con el resto de elementos.

Visto 1661 veces