Opengarden.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Al navegar en el sitio web estará consintiendo el uso de las cookies.
icono exit

Nuestro césped enferma: tipos de hongos y métodos para combatirlos

Todo aquel que disfruta de césped en su jardín quiere que éste sea lo más verde posible. Lograr un hermoso prado donde poder disfrutar del día es el sueño de muchos aficionados a la jardinería. Pero, en ocasiones, este anhelo puede convertirse en pesadilla si no atajamos sus enfermedades desde el primer momento. Si somos descuidados y no atendemos sus necesidades, los hongos se cebarán con él. Por eso la instalación de césped artificial está ahora en boca de mucha gente, pues sus mínimos cuidados y preocupaciones hacen que su mantenimiento sea de lo más fácil y no traiga problemas; como el que presentamos a continuación del césped natural y los hongos.

  

Cómo prevenir las enfermedades

 

Es conveniente regar el césped por la mañana, lo más temprano posible, evitando hacerlo los días con mucho aire para esparcir bien el agua. A la hora de cortarlo, debemos ajustarnos a su tipología y hacerlo únicamente cuando esté seco. Airear con frecuencia el prado aumenta su oxígeno y permite a las raíces disponer de más nutrientes.

  

Es indispensable mantenerlo lo más limpio posible: retirar hojas caídas, ramas, restos de podas, etc. Se recomienda no plantar demasiados árboles y arbustos, ya que restan luz solar y crean zonas sombrías permanentes. Durante la primavera, evita la aplicación excesiva de fertilizantes nitrogenados. Es aconsejable revisar con frecuencia el filo de nuestra cortadora para lograr una buena poda. El césped joven es más propenso a la infección de hongos: mímalo mucho los dos primeros años.

  

Los temidos hongos

 

En el caso de que no hayamos seguido las indicaciones anteriores, nuestro prado puede enfermar. Lo primero que hará será mostrar una serie de síntomas que nos ayudarán a saber qué tipo de infección padece. Conocerla es vital para aplicar un remedio a base de fungicidas. A continuación hay los hongos más comunes:

  

1. Mancha de dólar: suele presentarse entre mayo y septiembre. Los síntomas son unas pequeñas manchas cobrizas, del tamaño de una moneda, que se agrupan y forman una más grande.

 

2. Rizoctonia: frecuente entre julio y octubre. Se trata de un hongo que se desarrolla muy bien con el calor y la humedad.

 

3. Pitium: presente de junio a septiembre. Puede afectar a céspedes recién plantados, provocando grandes manchas oscuras que matan a las plántulas.

4. Moho lamoso: habitual entre junio y noviembre. Se manifiesta con parches grisáceos de pequeño tamaño que dificultan el crecimiento de la hoja. Es fácil de retirar con un rastrillo.

 

5. Marchitez de fusarium: propio de meses cálidos. Es uno de los hongos más frecuentes y peligrosos debido a su rápida expansión.

 

6. Fusariosis fría: aparece normalmente entre enero y abril. La enfermedad se reproduce en céspedes sometidos a frío intenso, especialmente aquellos cubiertos de nieve.

 

7. Antracnosis: de común aparición entre abril y noviembre, es uno de los hongos más agresivos.

 

8. Hilo rojo: puede afectar al césped durante todo el año, especialmente en épocas de fuertes lluvias.

   

!Acaba con ellos!

 

Para poner fin al problema de los hongos, lo mejor es que acudas a tu vivero con una muestra del césped afectado, y localices el fungicida más adecuado.

  

Una vez esté esparcido el fungicida, no se debe regar el prado hasta pasados tres días. De este modo evitamos que se diluya con el agua y pierda su efecto. A la hora de podarlo, es bueno dejar el corte más alto que de costumbre; la planta lo agradecerá y será más fuerte a la hora de combatir la afección. También es conveniente esparcir el producto por la hoja del cortacésped para evitar la propagación del hongo por zonas sanas.

  

Insistimos en que los céspedes artificiales ahorran la tarea de tener que gastar dinero en fungicidas y mucho tiempo de mantenimiento.

 

Visto 542 veces